Ventajas del gas lp en el hogar

Ventajas del gas lp en el hogar

 Las ventajas del Gas LP en el hogar

Como sabemos, para usar las ventajas del Gas LP en el hogar, se requiere de un tanque estacionario o cilindros intercambiables.

Es importante que los tanques o cilindros se encuentren en áreas muy ventiladas o al aire libre.

Debes tener en cuenta que el Gas LP es pesado, en caso de fuga, se acumula en el subsuelo y puede generar riesgos.

Las ventajas de usar Gas LP son:

  • Su poder genera calor de 2.5 veces mayor que otros gases.
  • No requiere de una red de tuberías.
  • De  igual manera se vende en la mayor parte de las tiendas de autoservicio en cilindros intercambiables.
  • Sin embargo combustión emite mínimos contaminantes.

 

Recomendaciones para limpiar tus quemadores

Recomendaciones para limpiar tus quemadores

Evitar accidentes y quemadores tapados

Cuando cocinamos existen muchos alimentos que tienden a volcarse, como la leche, el agua del arroz, u otras preparaciones líquidas. El contenido derramado se adhiere a los quemadores, tapando sus orificios y reduciendo sus eficiencia.

 

Recomendaciones para limpiar tus quemadores

 

Limpiar los quemadores con limpiador de hornos

Los productos de limpieza para el horno pueden ser muy útiles a la hora de destapar y limpiar los quemadores.
Luego de ser rociado el limpia hornos deben ser restregados con un cepillo de alambre para retirar cualquier suciedad.
Finalmente solo debes pasar un paño húmedo para eliminar cualquier residuo, dejas que se seque un poco, y  listo.

Recomendaciones para limpiar tus quemadores

 

Trucos caseros para la limpieza de quemadores

Y si no llegaras a tener limpiador de horno o un cepillo de alambre, no te preocupes, pues también puedes utilizar este sencillo procedimiento casero para limpiar los quemadores de gas. Sólo debes preparar un recipiente con agua caliente y un poco de vinagre, y colocar en remojo tus quemadores sucios durante una hora, para darle tiempo al vinagre a que afloje y elimine cualquier suciedad. Luego, cuando esté seco, espolvorea un poco de bicarbonato sobre los quemadores y restriégalo bien con una esponja de aluminio. Si después de esto no ha quedado limpio, es porque verdaderamente tenías un quemador muy sucio, pero no te preocupes, pues no se resistirá luego de una segunda repetición de este procedimiento.

Recomendaciones para limpiar tus quemadores